"; urchinTracker();

Nanda Caro (i Blanco) SOBRE EL PAN Y LAS ROSAS

SOBRE EL PAN Y LAS ROSAS. Al grito de “queremos el pan pero también las rosas” las obreras textiles estadounidenses de principios del siglo XX, reclamaban el derecho a un trabajo digno, pero también el respeto a su dignidad humana, su derecho al placer y a la felicidad. El Pan y las Rosas, representan dos luchas irrenunciables: la de clase y la de género; la lucha revolucionaria y la lucha feminista; la lucha contra el capitalismo y la lucha contra el patriarcado. Un deber cotidiano que nos han legado tantos y tantas, reconocid@s y anómim@s, en cualquier caso imprescindibles.

INTERVENCIÓN DE LLAMAZARES EN EL DE PARLAMENTO ESPAÑOL SOBRE LA INTERVENCIÓN MILITAR EN LIBIA. 22 de marzo de 2011

fcaroblanco | 23 Març, 2011 14:59

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

 YA QUE LOS INFORMATIVOS DE TV NO LO HACEN, VALE LA PENA DAR A CONOCER LA ARGUMENTACIÓN DE LLAMAZARES (IU). 

NO HACE FALTA AÑADIR MUCHO MÁS.

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

El señor LLAMAZARES TRIGO: Gracias, señor presidente.

            Señor presidente del Gobierno, en nombre de Izquierda Unida yo digo no. Señor presidente, ¡quién le ha visto y quién le ve! (Rumores.) Otrora tras la pancarta del no a la guerra: no a la guerra de Irak; más tarde con el sí, pero… a la guerra de Afganistán, y ahora encabezando la coalición de París, rememorándonos a todos otra coalición: la coalición de las Azores. Pero yo digo no a esta intervención, no a la guerra porque el argumentario de la intervención, si bien tiene, a diferencia de Irak, un mandato de Naciones Unidas, no son los derechos humanos, no es la democracia en Libia, porque ni los derechos humanos ni la democracia se exportan. Ni los derechos humanos ni la democracia se imponen mediante la guerra. Muy al contrario son los intereses: los intereses geoestratégicos, los intereses económicos y políticos en Libia, y sobre todo se abre una nueva etapa en la política internacional, y a mí no me gusta. No me gusta esta nueva etapa donde cada uno establece su patio trasero y en ese patio trasero gobierna con el apoyo de los otros o con la anuencia o abstención de los otros: nosotros en el Mediterráneo, Rusia en su entorno, China en el suyo, y Estados Unidos en los de todos. Señor presidente del Gobierno, ese no es el multilateralismo, ese no es un futuro también democrático para el gobierno del mundo.

Señor presidente del Gobierno, no es verdad, es hipócrita hablar de derechos humanos. En estos momentos hay en el mundo 32 conflictos prácticamente iguales, con características muy similares al de Libia, donde hay un gobierno despótico, un tirano que sojuzga a su pueblo y que en muchos casos extermina a parte de su pueblo, a una tribu o al que piensa de forma distinta que él, y sin embargo sería una verdadera locura que la política internacional fuera la utilización de la guerra para acabar con esas situaciones. Sería una locura porque nos llevaría a un conflicto mundial. Por eso no se hace. Por eso se adoptan otras medidas.

¿Por qué lo hacemos en el caso de Libia? ¿Por qué en el caso de Libia en lugar de adoptar medidas políticas, que se han hecho en la primera resolución, precipitadamente -y digo precipitadamente- en la segunda resolución vamos directamente a la intervención militar? Pues porque Libia juega un papel muy importante en el norte de África y en el Mediterráneo, y porque queremos gobernar los cambios en el Mediterráneo a nuestro acomodo; digámoslo claramente: que queremos gobernar los cambios que se están produciendo, encauzarlos, controlarlos, y que queremos también saber y garantizar el futuro de la energía en el Mediterráneo. No se trata de la responsabilidad de proteger, señorías. Se trata del derecho a controlar, esa es la cuestión: del derecho a controlar en nuestro espacio, del derecho a controlar en nuestro patio trasero, y en nuestra opinión eso no se puede hacer mediante la guerra.

Señorías, si fuera una cuestión de derechos humanos, hay que saber que la guerra, la intervención militar, la exclusión en el espacio aéreo provocan más sufrimiento -y tenemos la experiencia-, provocan más desplazamientos de población, enconan las situaciones y los enfrentamientos, y dificultan la solución de los conflictos. 

¿Por qué adoptamos pues esa estrategia? Pues porque nuestro objetivo, como he dicho antes, no son los derechos humanos, nuestro objetivo es la defensa de la geoestrategia y de los intereses. Y, en mi opinión, incluso para este objetivo menos santo de estrategia y de intereses la estrategia de la guerra es también equivocada. Señorías, nosotros proponemos por el contrario que se mantengan las políticas que en otros casos han tenido éxito, y recuerdo Sudáfrica. Sudáfrica no fue bombardeada; tampoco pensamos bombardear Palestina, ni tampoco bombardear Marruecos por el conflicto del Sáhara, ni Birmania. No pensamos hacer ninguna cosa de esas. Lo que podemos hacer es utilizar al máximo los medios civiles que tiene la comunidad internacional: bloquear las cuentas de los tiranos, también embargar las armas para que no tengan medio de reprimir a sus pueblos y tomar medidas para aislar políticamente a esos regímenes. Esas medidas tuvieron éxito en el caso de Sudáfrica, han tenido también éxito en otros países y no tienen por qué dificultar las cosas en el caso de Libia.

            Señorías, termino refiriéndome a algo que me parece muy importante. Fíjense cómo hemos devaluado las cosas que hemos pasado del ¡OTAN no! y del ¡No a la guerra! al sí a esta guerra y a encabezarla. Devaluamos la autorización de la Cámara y la convertimos en una mera ratificación. Esto demuestra cómo se devalúan las cosas, pero -y termino- también demuestra nuestra propia hipocresía. No es La Odisea o, si es La Odisea, no vamos de Troya a Ítaca, vamos al revés, de Ítaca a Troya.

            Muchas gracias.

 

 (Segueix)
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb